Ene 30, 2018   |   Por    |    Marketing

¿La motivación vende? Nociones básicas de psicología y marketing

“La satisfacción de una necesidad crea otra.”
Abraham Maslow.

Psicología y marketing. Los seres humanos nos movilizamos por deseos y motivaciones. En este sentido, gran parte de nuestra conducta se debe a impulsos inconscientes. El papel del marketing en esta compleja dinámica psíquica es acercarse a los deseos más profundos de los individuos y materializarlos en una marca.

Hacer una marca, en la actualidad, reside en hacer un sentimiento, una emoción y una identidad, a la cual, muchos sujetos quieran afiliarse. Para acercarnos a esta premisa, no hay mejor herramienta que la psicología del marketing. Bienvenido a este pequeño cajón de herramientas útiles, repleto de respuestas acerca de los seres humanos que nos regala la ciencia. ¡Toma nota!

Marcas que mueven personas

¡Motivación! fuente motriz del actuar de los seres humanos. Es por la motivación que enfocamos nuestras acciones para lograr los objetivos propuestos. La motivación se relaciona con las necesidades, necesitar algo nos lleva a movilizarnos para obtenerlo. Ahora bien, ¿puede una marca movilizarnos? Sin duda, sí. Este proceso ocurre por diversas razones, tanto psicológicas como sociales, estudiadas desde hace mucho tiempo por especialistas en la materia.

Nociones básicas de psicología y marketing

Existen dos factores psicológicos que voy a resaltar en relación con ese punto: la identificación y la necesidad subjetiva. Estos conceptos son la base de una estrategia de marketing efectiva, veamos el porqué. Primeramente, como seres humanos practicamos la identificación para no sentirnos aislados en un mundo plenamente competitivo, y en ocasiones, hostil. Aliarnos a otro con el cual tenemos similitudes, o deseamos parecernos resulta necesario.

En este sentido, la marca actúa como ese otro, o en ciertos casos, como esa comunidad a la que puedes pertenecer, donde no estás solo. Ya no se trata únicamente de decir que “somos los mejores” en esto o en lo otro, ya no es asunto de vender el producto, se trata de propiciar el vínculo emocional. Crear ese ente que te entiende, escucha y te permite mantenerte dentro de un grupo, donde tú ocupas un lugar especial.

Psicólogos al rescate…

Hablemos ahora de necesidadesAbraham Maslow, se encargó de teorizar ampliamente sobre este concepto. Pero bien, ¿cómo podemos servirnos de sus teorías? Sencillo, Maslow escribió sobre las necesidades, de hecho ilustró sus ideas con una pirámide donde las jerarquiza, Si conocemos las  necesidades humanas básicas podemos enfilar nuestras campañas hacia objetivos concretos. Más adelante presentaremos ejemplos de ello.

Entonces, Maslow escribió acerca de cinco necesidades humanas:

  • Fisiológicas.
  • De seguridad.
  • De pertenencia y amor.
  • De estima y posición.
  • Autorrealización.

De acuerdo a este autor, una vez que podemos satisfacer las primeras necesidades de la pirámide, iremos en busca de las demás. Así, si una persona requiere satisfacer sus necesidades de estima y posición, podría vincularse con una marca que dentro de su plan de marketing, está enfocada en ofrecer, en cierto grado, cierta satisfacción ante esa búsqueda individual.

La eterna búsqueda de la autorrealización

La autorrealización es el último eslabón dentro de la pirámide de Maslow. En esta fase, el individuo ha consolidado su meta personal, y se dispone a disfrutarla plenamente. Es en ese momento donde convergen todos los logros obtenidos por el impulso motivacional de una persona.

La búsqueda de esta promesa, es en ocasiones larga y requiere de muchos esfuerzos. Parece, incluso una promesa incumplible. Sin embargo, los mercadólogos se han encargado de hacer de esta incansable espera una forma de promocionar marcas. En esta era, se ha creado un enorme mercado que está dispuesto a participar en comunidades que ofrezcan como imagen a personas positivas y autorrealizadas. Un boom publicitario, ¿no es así?

Nociones básicas de psicología y marketing

Un sin fin de posibilidades nos ofrece la jerarquía de necesidades de Maslow, solo debemos estudiarlas de cerca y definir quienes queremos ser como marca, a qué público nos dirigimos, cuáles son sus necesidades específicas y las emociones que buscan reproducir. Recuerda una hecho fundamental: más que crear marcas, creamos emociones.

Esta publicación ha sido leída 24 veces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *